sábado, 15 de agosto de 2020

La placenta también es el cuerpo del bebé


ADVERTENCIA:
Esta información NO puede herir tu sensibilidad.

Esta información puede ayudarte a darte cuenta de quién o quiénes
SÍ hirieron tu sensibilidad en el pasado.
Con lo que podrías empezar a sentir parte de ese dolor bloqueado,
los sentimientos y emociones congelados que no pudiste sostener entonces
debido al shock o trauma que sufriste.
Déjalos despertar en ti. Déjalos emerger a la luz de tu consciencia.
Libéralos. Ahora estás a salvo.
Es de justicia que puedas restaurar tu sensibilidad.


Pasa el tiempo y aún se sigue diciendo por ahí que la placenta es de la madre...

La placenta no sólo no es de la madre sino que es el bebé también mientras siguen unidos cuerpo central y cuerpo periférico (placenta). La placenta tampoco es "la hermana gemela del bebé" ya que es el bebé mismo; la profunda huella de la muerte prenatal y perinatal del gemelo es otra cosa.

No es que tengas derecho a llevarte "tu placenta a casa" sino que tienes derecho y más bien el deber... de preservar la salud integral de tu hijo llevándote a tu hijo enterito a tu casa, sin mutilarle su cuerpo cortándole el cordón umbilical cuando todavía la Naturaleza no lo ha establecido (ni inmediatamente, ni cuando se supone aparentemente que "ya ha dejado de latir" a los 3, 7, 11, 15 minutos... o cuando alguien decide que ya se puede cortar). Se deberían dejar que pasen los días necesarios para que el bebé complete su nacimiento a su ritmo, no sólo fisiológicamente sino holísticamente. Y luego se puede proceder a honrarla de la mejor manera posible.




Si no se cae el cordón espontáneamente en el parto... quizá es que será para algo... la Naturaleza, El Gran Misterio es Quién Sabe.



En el parto el destino de la placenta no es algo a escoger; su destino ya viene marcado: permanecer unida al cuerpo central por unos días más mientras dura la transición.





Seguramente es demasiado temprano para que toda la sociedad sea capaz de acompañar el nacimiento humano completo (nacimiento lotus). Porque no puede ser llevado a cabo como otro método mecánico más, necesita ser comprendido y vivido como un acontecimiento natural y con el sentir y la convicción de que eso es lo mejor para ese nuevo ser humano, para toda su familia y para toda la humanidad.




[En la placenta]
ahí vives,
ahí respiras,
ahí te enraizas”.

Dr. Jaap van der Wal





La placenta es el embrión también. La placenta es el feto también. La placenta es el recién nacido también. Porque la placenta viene del cigoto, que ya es tu hijo. Es tu hijo quien se autoconstruye organizándose su cuerpo en 2 orientaciones: cuerpo central y cuerpo periférico, introversión y extroversión, centrípedamente y centrífugamente, durante todas las etapas gestacionales y el tiempo de vida extrauterina en el cual esas 2 partes siguen siendo naturalmente un solo cuerpo, una sola sangre.





No tiene que existir el problema de si se entrega o no la placenta a la familia, ya que la placenta si sigue unida al cuerpo central no os la pueden quitar porque todo ello es tu hijo. Tu hijo todavía vive y se expresa con todo su cuerpo original. De hecho, tu parto se ha concluido, pero su nacimiento no; va a concluir con la caída natural del cordón umbilical, "muriendo" la placenta, orgánicamente, cuando sea el momento oportuno. Él ha nacido de ti pero todavía le falta acabar de nacer de sí mismo...




Entonces debemos impedir cualquier negocio que robe la placenta al bebé humano simplemente preservando y acompañando la unión natural placenta-cuerpo central:
Nada de tráfico con la sangre humana de cordón umbilical ni con la placenta.

Ni caldos de placenta humana, ni placenta cruda, ni batido de placenta, ni recetas de ningún tipo; literalmente estás cocinando una parte de tu hijo que le pertenece y le estás privando de su propia fuerza vital...

Ni cápsulas de placenta humana en polvo que el bebé no ha entregado para aprovechar todos sus beneficios; esos beneficios son tales porque los necesita el bebé en esos primeros días de vida extrauterina.

Ni homeopatía de placenta humana robada al recién nacido.

Ni mascarillas de placenta humana usurpada al bebé para tratamientos exóticos de belleza y antiedad.
 
Ni nada de ninguna acción bien intencionada para "ayudar" al bebé o a la madre si se trata de cortar el cordón voluntariamente. La clave es no intervenir entorpeciendo el proceso, dejar que la Naturaleza haga su trabajo con amor y sin violencia, que el bebé mismo reúna toda SU SANGRE, toda SU FUERZA VITAL en su nuevo cuerpo. Es justo el momento de su vida cuando su sistema inmunológico más lo necesita y cuando la Naturaleza así lo ha establecido para una óptima salud integral. Al cabo de unos días después del parto, cuando él esté preparado va a finalizar su nacimiento separándose solito de su placenta gracias a que sus padres han cuidado todo ese tiempo de preservar unido todo su cuerpo original y no se han visto obligados a tener que cortar el cordón para poder salir corriendo si venía un león...

Cuando cae el cordón naturalmente entonces se puede proceder a honrar la placenta de la manera que se crea más conveniente. Ahí sí la placenta es entregada por el propio hijo a la madre y al padre de manera natural ¿como un fruto?, ¿un regalo?. Llegados a este punto, ¿sí se podría hacer lo que se considerara oportuno con ella?, ¿el cuerpo de vuestro hijo entregado para vosotros?. Ojo, entregado, no asesinado. ¿Cuál sería la mejor acción para el bebé, su familia y toda la humanidad con la placenta entregada orgánicamente por el ser humano recién nacido?

Por supuesto, decir también que estas evidencias sacan a la luz el engaño al que a veces se ve sometido el pobre padre cuando se le pide que sea él quien "corte el vínculo del bebé con la madre". ¿Pero qué ritual es éste? Primero: la placenta también es bebé, o sea que en realidad lo que se va a cortar es el vínculo del bebé ¡con sí mismo!, no con la madre. Y segundo, se está haciendo que el padre mutile violentamente a su hijo en dos partes y separe cuerpo central de placenta, su parte extrovertida, la que lo protege del exterior, la que lo nutre, la que se comunica con la madre y su entorno. Cortando el cordón voluntariamente se produce un shock al bebé y se lo obliga a asumir sin las herramientas adecuadas una función para la que todavía no está preparado. Curioso que se haga hacer esto al hombre de la familia... la energía masculina al revés. En vez de proteger a los tuyos, agredirlos. Pero eso sí, qué contentos y satisfechos todos personal médico y familia con esto de que "qué ilusión, me han dejado cortar el cordón de mi hijo". Pero el hijo podría muy bien anclar en todo su ser por ejemplo la creencia inconsciente de que "quien me ama me hace daño" pudiendo dejar congelada y guardada en el ombligo esa agresión para poder sobrevivir. Y ya tienes una nueva impronta en tu guion de vida. Y venga, a tener la valentía de andar el camino con ese trauma profundo que te va a controlar tu realidad.
Control Mental Basado en Trauma.

Sistemático. Cotidiano. Enfrente de nuestras narices. A plena luz del día.



¿Lo vamos a parar? ¿O ya tenemos suficiente con las sosas declaraciones bonachonas del arzobispo de turno que no dicen nada pero que ya se encargan los medios de darles bombo y platillo?



¿Por qué el estamento eclesiástico no habla de la consciencia del bebé prenatal y perinatal ni de la posibilidad de la sanación del shock y del trauma temprano?



¿Por qué los provida no añaden a sus lúcidos argumentos la necesidad imperiosa de prevenir el shock y trauma primal y la posibilidad de poderlo sanar?



¿Por qué prefieren todos eternizar un debate ya conocido, mientras las leyes van siendo sutilmente (o descaradamente a veces) más abusivas, represivas e inhumanas, sin añadir a la batería de argumentaciones los nuevos descubrimientos en Psicología Prenatal y Perinatal para aportar luz y abrir las puertas a una nueva consciencia planetaria verdaderamente cuidadora y preservadora de la vida?



¿Ignorancia?

¿No tienen wifi?

¿Censura?



¿Y por qué en ciertos entornos de parto natural todavía se sigue diciendo que la placenta es de la madre mientras van proliferando nuevas profesiones de especialistas en placenta, medicina placentaria y todo un negocio emergente abierto en torno a la placenta robada al hijo? ¿Es conveniente entonces decir que la placenta es de la madre porque si se llega a saber que es del hijo se acaba el tinglado?

--Espacio para publicidad--



Recomiendo encarecidamente el visionado de la entrevista al embriólogo Dr. Jaap van der Wal.
Médico y profesor titular retirado de Anatomía y Embriología, Universidad de Maastricht, Holanda. Profesor de Filosofía de la Ciencia y Fenomenología. Desde su jubilación en el 2012 dedica plenamente su energía al Embrión en Movimiento, un proyecto mundial en la enseñanza de la Embriosofía y la sensibilización sobre la vida humana embriológica.


Placenta and Birth/ La Placenta y el Nacimiento_
Dr. Jaap van der Wal (English - subtítulos español):
 
https://www.youtube.com/watch?v=4liCmygRDLM


Aquí la entrevista completa:

Entrevista al embriólogo Dr. Jaap van der Wal

https://vimeo.com/218009856


Si todavía no los has leído recomiendo también mis 2 artículos específicos sobre la placenta, el primero del 6 de diciembre del 2016 y el segundo del 8 de junio del 2018 (desgraciadamente muchos de los links aportados entonces ahora estan rotos o sus páginas han sido borradas...):


La placenta no es de la madre ni es un “pastel” ni una “pizza” (con abundante información y fotos de nacimientos lotus)






La placenta y el nacimiento (con nuevas aportaciones)











Otras noticias relacionadas también importantes:

*El control mental basado en el trauma del nacimiento en hospital:
bebé, madre y padre bajo la violencia obstétrica



*El control de la sexualidad y el trauma de la concepción



*La Sexualidad Humana, la Pornografía y el Ataque al Amor Humano, conferencia de Jeanice Barcelo



*También es violencia...





 “En el principio eres uno.”
Dr. Jaap van der Wal