martes, 12 de julio de 2011

Milagro de Amor

Un bebé prematuro, de 27 semanas, al que los médicos habían dado por muerto al nacer "resucitó" en los brazos de su madre, dos horas después de que se anotara su fallecimiento.

Recuperamos esta bonita noticia que ocurrió en el hospital de Sydney, Australia el marzo de 2010. El siguiente video, Milagro de Amor, del canal de Youtube Tercer Milenio, muestra las emotivas imágenes de la madre con el bebé fallecido y las posteriores entrevistas a los padres y al sorprendido médico que los atendió.
  video

(Nota: en el minuto 1'20" hay un error: al referirse al nacimiento de los gemelos prematuros dicen "de 27 meses de gestación", lo cual es obviamente "de 27 semanas de gestación")


Un bebé prematuro "resucita" tras dos horas sobre el pecho desnudo de su madre – Una noticia para elevar la conciencia. Algo inaudito en los masmedia…
  • Los médicos certificaron la muerte del bebé, con tan solo 27 semanas de gestación, pero la madre pidió tenerlo con ella.
  • Tras dos horas de caricias y palabras, el pequeño "resucitó".
Los creyentes lo llamarían milagro, los no creyentes, quizá simplemente amor y lucha. Un bebé prematuro, de 27 semanas, al que los médicos habían dado por muerto al nacer "resucitó" en los brazos de su madre, dos horas después de que se anotara su fallecimiento, según informa el Mailonline.

Kate Ogg es una australiana que tuvo que presentarse de urgencia en el hospital, porque
su embarazo, de tan sólo 27 semanas, iba a llegar a término. En el centro hospitalario, Kate dio a luz a dos bebés: Emily y Jamie. y Los médicos consiguieron estabilizar a la pequeña Emily, pero tras veinte minutos de maniobras no lograron salvar la vida de su pequeño hermano, de menos de un kilo de peso.

Pero Kate no se resignó y pidió que le dieran a su bebé. El cariño de madre hizo que la joven lo acurrucara contra su pecho desnudo, cerca de su corazón, y lo mantuviera allí durante dos horas, entre palabras de consuelo y ánimo, caricias y lágrimas. "Le dijimos cuál era su nombre y que tenía una hermana. Le dijimos las cosas queríamos hacer con él cuando creciera", narraba Kate. Al cabo, el bebé suspiró.

Los médicos le dijeron a la perseverante madre que aquel aliento de vida era sólo un acto reflejo, que no había vida en su hijo, pero Kate siguió dándole cariño e incluso comenzó a alimentarlo con leche de su pecho, ayudándose de su dedo para llevar el alimento a la boca de su bebé.

Al poco, el pequeño se movió y abrió los ojos, ante el asombro de los médicos, que no paraban de repetir "no puedo creerlo, no puedo creerlo". La fuerza seguía fluyendo de la madre al hijo y éste comenzó a mover la cabeza de un lado al otro y agarró con sus diminutas manitas el dedo de su madre.

Cinco meses después el pequeño Jamie está sano y fuerte y sus padres han recorrido varios programas de televisión australianos recomendando e informando sobre las técnicas de reanimación y estimulación para bebés prematuros basados en el contacto de la piel de la madre y el niño, que han demostrado ser, dicen "muy efectivas".


Este otro video, aunque sólo en inglés, aporta alguna información nueva: Miracle Baby's Life Revived by Mother's Touch- Baby Jamie, Australia: