miércoles, 25 de febrero de 2015

La Consciencia Prenatal y Perinatal: pieza clave para comprender la dinámica de la Realidad


Las experiencias de sanación del shock y trauma prenatal y perinatal, en particular aquellas que tienen que ver con la preconcepción, concepción y el periodo embrionario son la prueba que faltaba para demostrar la existencia de una Consciencia previa a la aparición del cerebro humano y, por tanto, la existencia de un Propósito, un Sujeto con Intención de evolucionar, de expresarse desde lo implícito hacia lo explícito. O sea, que es la Consciencia Quien se crea un cuerpo humano con su cerebro para ¿autoconocerse? y no que un cerebro por sí solo cree consciencia. Aunque aquí hay una observación de un fenómeno real incuestionable a considerar y tener en cuenta. Entonces, ¿qué está pasando?




Ni la llamada investigación en Salud Primal (Primal Health Research Databank) estudia la Consciencia, ya que se basa en datos empíricos y como mucho trata la vinculación madre-bebé de forma conductista, aunque por otra parte es excelente su pionera labor, necesarias aportaciones y evidente buena voluntad.

Investigar la vida prenatal y perinatal y cómo ésta afecta el desarrollo del ser humano ya no puede ser mirar a los bebés sin contemplar que son conscientes y estudiarlos cómo son concebidos, cómo nacen, cómo se van desarrollando en los años siguientes de su infancia, adolescencia, etc. etc., esperando si manifestan problemas que constaten que el periodo primal tiene efectos demostrables en el individuo. Con los datos clínicos que ya disponemos de varias décadas del fascinante campo de la Psicología Prenatal y Perinatal (What Babies Want, APPPAH) y de cualquier enfoque psicoterapéutico serio y con rigor que trate la consciencia humana durante el periodo primal, esto no sólo no es necesario sino que es tremendamente injusto para estos bebés y nada ético tenerlos como conejillos de indias de por vida en vez de ayudarlos urgentemente cuanto antes, si es que lo desean y necesitan, tal y como estan demostrando con éxito que es posible conseguir las psicoterapias más avanzadas actualmente centradas sobretodo en la sanación de bebés y sus familias (W.Emerson, R. Castellino, W.A. McCarty, T. Blasco, M. Jackson, David Chamberlain, BEBA, APPPAH).

Investigar el periodo primal debería contemplar el sentido inverso: estudiar la autoconsciencia, estudiar la recuperación de memorias de nacimiento y recuerdos prenatales tanto de adultos, jóvenes, infantes como de bebés que manifiesten problemas y constatar cómo haciendo salir a la luz de su autoconsciencia esas memorias somatizadas y guardadas de forma implícita, se producen cambios en el presente de su personalidad y cuerpo físico mejorando su salud en todos los niveles.

El obstáculo más grande al que nos enfrentamos es que si la investigación en Salud Primal es “políticamente incorrecta” según el propio Michel Odent, la investigación en Consciencia Prenatal y Perinatal encima es físicamente incorrecta, ya que rompe las leyes de lo que hemos interpretado que es supuestamente la realidad y con las que se basa nuestro funcionamiento actual como sociedad, porque está entrando en la ecuación, se quiera o no, la Consciencia.

¿Cómo es posible que alguien pueda recordar en terapia varios intentos de aborto, preguntarlo a su madre y ella negarlo, recordar en sucesivas sesiones además cómo éstos se hicieron y al detallárselo a su madre responder ella: “¡Es imposible que sepas esto, nunca se lo he dicho a tu padre!”? (experiencia propia de Graham Farrant relatada por David Chamberlain).

¿Cómo es posible que un estudiante de Psicología en el 1966 en su psicoterapia de reglamento conecte espontáneamente con recuerdos de su nacimiento mientras eso va en contra de lo que le están enseñando en la universidad y teniendo a su psicoterapeuta delante negando que eso sea posible, incluso pudiéndolo comprobar más tarde por los registros de los archivos que eso fue exactamente lo que sucedió siendo totalmente ignorado por los padres y el psicoterapeuta seguir negando la evidencia sólo porque no encaja con lo que se supone debería ser la realidad? (experiencia propia de William Emerson relatada en el libro colectivo Recordando nuestro hogar).

¿Cómo es posible que en dos casos en terapia dos niños que estaban obsesionados de manera irracional con la temperatura, uno deseba el frío e irse a vivir en Alaska en cambio el otro rechazaba el frío y quería irse a vivir en un medio tropical y cuando se descubrió que ambos niños provenían de embriones congelados y se pudo enfocar la terapia en sanar ese shock y la consecuente manifestación de desconfianza hacia sus padres, los niños fueron perdiendo esa obsesión con la temperatura y disminuyendo los conflictos familiares? (Sanando la edad de hielo).

¿Cómo es posible que un hombre que de niño solía jugar a que tenía una hermana gemela e insistía a sus padres en que tenía en verdad una hermana gemela aunque ellos se lo negaban siempre con rotundidad puesto que era evidente que había nacido solo, y cuando la madre ya de mayor tuvo un problema en el útero y se lo extirparon el médico le dijo que había encontrado restos de un bebé momificado en su útero, por tanto que en su último embarazo, el de este hombre, ella había llevado gemelos? (relatado por Coks Feenstra).

¿Cómo es posible que en terapia una persona pueda recordar a sus padres haciendo el amor en un sofá antes de estar casados, que sonara el timbre anunciando la llegada de la abuela y la tía antes de lo previsto, y que ese hecho provocara un choque entre todos los implicados, quedando la hija con esa impronta y el patrón de sentirse siempre temerosa, culpable de herir a los demás y con una reacción de ansiedad específica ligada a sonidos repentinos como timbres inesperados o llamadas de teléfono? (relatado por David Chamberlain).

¿Cómo es posible que un hombre acuda a hacer constelaciones familiares preocupado por el comportamiento extraño de una de sus hijas gemelas de 13 años, provenientes de un banco de esperma al ser él infértil, la cual aparte de ser muy precoz a la hora de tener novios, llamaba desde hacía un tiempo por teléfono a hombres desconocidos para entablar relación con ellos cuando se encontraba sola en casa, y que en la representación de la constelación al introducir a un hombre como el donante de esperma la hija problemática se le acercó corriendo a abrazarlo siendo obvio que estaba buscando a su padre biológico mientras que la otra hermana evidenciaba que lo buscaba a él y hasta que no se colocó él delante de sus hijas, con su mujer a su izquierda y el otro hombre a su derecha, dándole las gracias por sus dos hijas, no se sintieron todos cómodos, pudiendo comunicar meses después que las hijas estaban bien, que esa conducta de hacer llamadas a hombres desconocidos había desaparecido, que él se sentía finalmente estar ocupando su lugar como padre y que había mejorado la relación con su mujer? (relatado por Peter Bourquin).

¿Cómo es posible que en una terapia prenatal y perinatal familiar un niño de 6 años que tenía problemas en la escuela con obedecer órdenes y esforzarse aunque fuera capaz, al proponérsele jugar a lo que quisiera puso a la mamá y a la terapeuta detrás de un sillón formando una pared y a su papá al otro lado del cuarto a cuatro patas y a medida que avanzaba el juego el niño se emocionaba más y más: montaba a su papá atacando el fuerte, derribando el muro para acabar todos al suelo y lo hacía una y otra vez hasta que en el último ataque agregó “Listos o no, ¡ahí vamos!”, y durante la sesión salir a la luz que ese niño fue concebido a pesar de que los padres utilizaban un diafragma porque no querían otro hijo, hecho que los puso enojados y que ocasionó una brecha entre ellos que duró todo el embarazo hasta que al nacer, viendo que el niño estaba azul y no respiraba, se enamoraron de él, y que gracias a confesar la verdad al niño en esa sesión todos pudieron llorar y expresarse evidenciándose una progresiva comprensión por parte de los padres de la consciencia y sensibilidad inicial de su hijo y el acercamiento psicofísico paulatino del niño hacia ellos hasta ponerse en el regazo de su madre y dejar que lo acariciara, comportamiento que continuó en los días siguientes contando la madre que por primera vez su hijo le permitió que la abrazara y que durante esos días le había pedido que lo acompañara para acostarse, algo que nunca le pedía? (experiencia propia en la consulta de Wendy Anne McCarty relatada en su libro La conciencia del bebé antes de nacer)

Y los ejemplos siguen y siguen gracias a la gente que en todo el mundo están recordando y sanando su origen (ver la sección Ejemplos).

Ya está demostrado que las personas que han sufrido alguna intervención de Reproducción Asistida tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades y malformaciones que las que provienen de un engendramiento sin intervención artificial, siendo estos estudios gravemente ocultados al público (Natalia López Moratalla). No obstante ahora falta introducir en estas investigaciones el tema de la Consciencia y sacar a la luz cómo también afectan negativamente las intervenciones de Reproducción Asistida a la psique del ser humano, por un lado, y por otro denunciar tanto la intoxicación y alteración hormonal indiscriminada a la que estamos siendo sometidos (Jesús Yagüe, Nicolás Olea, Russell Blaylock, extract odel documental "Homo toxicus"), la destrucción premeditada de la estructura familiar tradicional, la promoción politizada de una guerra de sexos y la represión planificada del instinto de procreación (Prado Esteban, Félix Rodrigo) como también que se están ignorando u ocultando maneras naturales de recuperar la fertilidad con Intención como cambiando la alimentación, tomando agua de mar y desintoxicando el cuerpo, pero sobretodo ocultando el poder de la Consciencia, la importancia de recuperar el autoconocimiento de la propia sexualidad y la plena capacidad pulsatoria y de autorregulación corporal (Casilda Rodrigáñez, Terapia Reichiana) y las psicoterapias que están trabajando en la recuperación de la fertilidad a través de la sanación del pasado primal y transgeneracional (Las huellas genealógicas).

Que actualmente muchas personas tengan graves dificultades para comprender su verdadero origen puesto que fueron intervenidas con algún tipo de Reproducción Asistida no quiere decir que esta práctica sea normal. Estas personas, admirables grandes seres por haber sobrevivido a un terror indescriptible, han sido víctimas junto a sus familias de un gran negocio despiadado. Yo creo que el amor auténtico del padre y la madre finales, un ambiente familiar sano y responsable con crianza consciente, con apego y respetuosa, puede ayudar a sanar o al menos paliar esa horrorosa violencia experimentada, aunque si se puede tener un acompañamiento terapéutico específico competente para sanar ese shock lo antes posible, ideal. Insistir principalmente que esas personas tienen el poder de la autosanación siempre y la conexión pura con la Consciencia Infinita amorosa desde su inicio pese a la extrema violencia sufrida.

Pero “familia” serán todos los que hayan participado de alguna manera: la mujer y el hombre donantes del óvulo y el esperma, quienes anclan el individuo en un punto concreto de la escala de la Consciencia Infinita, con sus sendos árboles genealógicos correspondientes cada uno con su rama femenina y su rama masculina que van a estar vinculados biológicamente y psicologicamente DE POR VIDA a esa persona. La mujer vientre-de-alquiler quien le brinda también psicobiológicamente toda la influencia epigenética, ¡y ella con su propio ambiente y circunstancias y familia en sus espaldas, sin mencionar que lo está haciendo por-dinero! ¡TODO INFLUYE!!!!!!!!!, o ¡la influencia epigenética que da el mismo espacio del laboratorio, los instrumentos utilizados y cada persona que trabaja en él!!!. Familia serán también los otros hermanos quizá muertos por el camino, quizá todavía congelados, quizá gemelos “reducidos”(Reducción multifetal en el embarazo: "¿Qué pasa con los sobrevivientes?")... ¡¿Cómo se pone nombre a todo esto?! ¿Cómo podemos seguir permitiendo semejante barbaridad?. Si ya va estando un poco más claro cómo afectan los nacimientos intrumentalizados, programados, irrespetuosos, displacenteros y en contra de la fisiología natural de la mujer (M.J. Blázquez, Orgasmic Birth-Parto Orgásmico), ¿quien se piensa que ese primer nacimiento que en realidad es la concepción humana en un ambiente frío, antinatural, sin amor, displacentero y violento al máximo no va a influir? ¡Es de sentido común!.

El “cigoto”, la “blástula”, el “embrión” y el “feto” son, antes que nada, BEBÉS. Y todos estos nombres, con la intención de diferenciar etapas de desarrollo, lo que están haciendo consciente o inconscientemente es sirviendo a la deshumanización, alejando la experiencia de vinculación y comunicación conscientes entre el bebé prenatal y su mamá y su papá e ignorando u ocultando que el bebé prenatal es un ser humano desde su concepción inmerso en un viaje de autoexpresión y comunicación con su entorno desde su inicio, mientras se sigue tratando en su primera etapa como algo no-humano y, por tanto, como un objeto apto para su libre manipulación y comercialización, sin ningún tipo de respeto ni ética de ninguna clase.

El cuerpo humano es un acto de amor de la Consciencia Infinita y el cigoto humano no es ni un “óvulo fecundado” ni una “primera célula”; ¡es algo Nuevo y Completo! Es un Organismo Unicelular. Un Ser Completo. Hay Alguien ahí, hay un Sujeto consciente y sensible en estado de plenitud perfecta que se va a organizar, comportar y expresar primero morfológicamente en células creciéndose un cuerpo, con un Propósito Inteligente, dando un sentido y perfecta coherencia a la vida de ese ser humano, diseñándose una herramienta de expresión y autoconocimiento perfecta: el Cuerpo Humano. Nombrar a nuestra primera apariencia humana “primera célula” uóvulo fecundado” va muy bien para poder ser manipulada libremente sin considerar a un Sujeto ahí para tenerle que pedir permiso para poder torturarle o ser comprado o vendido. Sobre este periodo la embriología fenomenológica es un acercamiento a la realidad con Ciencia y Consciencia fundamental para comprender al ser humano en estos tiempos de tanta confusión y engaño. Nos permite recuperar el Norte y nuestra Dignidad robados (Dr. Jaap van der Wal).

El próximo gran reto y reflexión como colectivo humano debería ser investigar cómo se interrelacionan estos dos tipos de consciencias en vez de promover una guerra de bandos absurda entre los partidarios de una o de la otra para fragmentar todavía más al pueblo: la Consciencia que se evidencia antes del cerebro y la consciencia que se evidencia vinculada al desarrollo del cerebro (McCarty). ¡Es que una no exluye la otra! ¡Son experiencias complementarias e interrelacionadas!. Salta a la vista gracias a las experiencias de sanación de la vida prenatal y perinatal que no sólo existe consciencia a partir del cerebro. De la misma manera que la investigación sobre las Experiencias Cercanas a la Muerte demuestra que hay Consciencia incluso después del cerebro, declarado éste clínicamente muerto (ver Milagro de Amor: suceso de resurrección de un recién nacido declarado clínicamente muerto; ¿captó el bebé desde la Consciencia Infinita la comunicación amorosa y sincera de sus padres para decidir volver?)

Esta Consciencia Prenatal y Perinatal tiene las cualidades de omnisciencia, no-localidad y trascendencia (McCarty) y en cambio la consciencia vinculada al cuerpo desde la concepción está focalizada en el individuo, es local, un sólo punto de vista y parece como que tiende a ir perdiendo el recuerdo de su propia trascendencia, de Quién es Ella realmente mientras su grado de focalización, individuación y sensación de separación va en aumento a la par que el desarrollo corporal y cerebral.

En mi opinión personal, en mi sentir sincero, esa Consciencia Prenatal y Perinatal no sería sino la Única Consciencia Infinita en proceso de encarnación en un nuevo ser humano, en un solo punto, el Todo haciéndose parte, creándose otra vida Suya, Su nueva encarnación, Su nueva alma ¿con el objetivo quizá de experimentarse a Sí misma?. Y ese proceso de encarnación incluiría tanto el modelo de desarrollo temprano convencional como las observaciones espirituales que interpretan que se encarna un alma. Pero no sería ni una creación de un cerebro de la nada y posterior aparición de una consciencia, ni una encarnación de un alma individual sin cuerpo, sino una Autocreación Consciente Holística de un cuerpo-mente que implica que esa digamos Consciencia-Todo se vaya expresando, se vaya comunicando, individualizando paulatinamente a través del desarrollo de una consciencia-parte. Como si esa consciencia-parte, ese yo individual, ese sentido del yo fuera la herramienta más perfecta desarrollada para comunicarse. Y la llamada expansión de la consciencia sería esta consciencia-parte, esta autoconsciencia que se va concretando gracias al desarrollo del cuerpo y del cerebro y evolución del individuo, pudiendo incorporar conscientemente más y más información de la Consciencia-Todo. La guerra entre dos consciencias excluyentes desaparece porque se necesitan, se retroalimentan en perfecto equilibrio evidenciando que son dos aspectos de un mismo fenómeno: una Única Consciencia (Una Nueva Concepción).

Esto explicaría también todo lo que llamamos “innato”, todo lo que llamamos “instintivo”, esa “pulsación” natural inherente a la vida del cuerpo, esa “autorregulación” espontánea que dirige los procesos vitales. Todo esto no serían fenómenos porque-si, “inconscientes”; tendrían a un Gran Espíritu como Sujeto, a una Inteligencia Infinita inabarcable detrás creándolos de forma Consciente. Esto tan evidentemente “terrenal”, sería a su vez maravillosamente “divino”.

Cada experiencia biológica sería una experiencia espiritual única e irrepetible. Sagrada. Aunque,¿y si con el trabajo de autosanación y expansión de la autoconsciencia se pudiera llegar a un estado de óptima salut holística para no tener que ser necesaria la muerte, tal y como apunta genialmente el creador del rebirthing Leonard Orr en su libro Vencer el hábito de morir”? Un tema apasionante.

La encarnación vertical de la Gran Consciencia en una nueva parte implicaría un despliegue horizontal en diferentes dimensiones, el espectro electromagnético, donde lo visible a ojo humano convencional es irrisoriamente pequeño. Y la vida biológica junto a su autoconsciencia, el yo individual, sería como un rango muy limitado de frecuencias visibles, y el trabajo del ser humano sería ir incorporando conscientemente más y más frecuencias de consciencia-materia, ir expandiendo su autoconsciencia para ser más Quien en verdad Es: todo el espectro electromagnético. Aquí la prevención del shock y trauma prenatal y perinatal y todo el cuidado brindado por una maternidad y paternidad consciente y espiritual podría tener crucial importancia en mantener lo máximo que se pueda esa Gran Consciencia como información consciente en el proceso de individuación de ese nuevo ser humano, manteniendo su salud, todo su pleno potencial y permitiéndole ser integral; libre, ¿para viajar por diferentes escalas de Consciencia? ¿y no sólo mentalmente (astralmente) ni sólo físicamente (carrera espacial), sino HOLÍSTICAMENTE?

Ya tenemos los conocimientos y herramientas para ir sanando el pasado, cuidar el presente y favorecer un futuro sano respetando al ser humano desde su incio y facilitando que la expresión de esa Gran Consciencia Infinita a través de ese nuevo bebé pueda ser el máximo de autoconsciente sin bloqueos que lo separen de esa Energía y Fuerza primordial, eterna. ¿Qué seríamos capaces de hacer si no nos desconectáramos del recuerdo consciente de esa Única Consciencia Infinita? ¿Cómo sería el mundo con una Humanidad sana con pleno conocimiento de su verdadero Ser?

La Tierra está sufriendo. Los árboles se están muriendo. Los animales se están muriendo... Mientras nosotros en nuestra sutil agonía seguimos empeñados en no ver que estamos siendo también intoxicados y engañados escandalosamente en todos los niveles, unos pocos juegan a mantener este chiringuito tal como está y a peor (September Clues, Pasado Colectivo). Seguimos ciegos a la realidad... Y tanta especialización ha separado no sólo en compartimentos el saber humano sino a unos de los otros. Y lo que es todavía más grave: ha separado a cada uno de su Sí mismo verdadero.

Entre todos ya hemos reunido los conocimientos y las experiencias suficientes y necesarias para poner fin a esta tortura global.Ahora nos toca despertar. Todos estamos en la misma nave llamada Tierra surcando el mar del Vacío Cósmico. Es hora de ir en una misma dirección que sirva al Bien del colectivo humano, del animal, del vegetal y del mineral. Somos todos un solo Organismo (Vida Una). Y lo vamos a poner de pie, juntos.

Y para acabar, quiero expresar quizá el sentimiento más profundo y trascendente que soy capaz de sentir:
La concepción humana,
el instante celular sexual de fusión de los dos pronúcleos que es
la concepción humana,
TODA concepción humana,
SIEMPRE,
es pura:
es una Inmaculada Concepción.
Inviolable. Inmanipulable. Inalterable. Inasistida.
Virgen.
N-A-T-U-R-A-L. 

Y como es una Inmaculada Concepción, sexo Puro, puro Sexo, Quien se concibe ahí es SIEMPRE, SIEMPRE, Hijo de Dios. Y la diferenciación en masculino y femenino es parte del funcionamiento fractal de la estructura fundamental de la Consciencia Infinita, de la estructura geométrica fractal del Vacío (Nassim Haramein), para ¿seguir siendo infinita, armónica y coherente con Su Naturaleza Perfecta?

La concepción humana es un salto de escala, de percepción, de consciencia.Y sigue la estructura fractal infinita de la geometría del Espacio: la unión de la polaridad eterna Dios-Diosa generando una nueva Unidad completa, El Ser Ándrógino, el hermafrodita divino, el filius Philophorum de los alquimistas: el cigoto, el Organismo Unicelular Humano que se va a organizar otra vez en una dinámica de polaridad masculina-femenina, en una relación fractal macho-hembra, espíritu-materia, invisible-visible. ¿Es la muerte también otro salto escalar? ¿Es la concepción también una muerte en otra escala? ¿Sería la muerte un fenómeno inevitable sólo si no se ha conseguido antes reunir en uno mismo conscientemente la polaridad separada según sea el propio género y que está viviendo en otra dimensión invisible para nosotros, las frecuencias del espectro electromagnético que no podemos ver? ¿Sería esta polaridad perdida la verdadera alma gemela, el “animus”, el “anima”? ¿Sería un objetivo la Unión, el Sexo Consciente con esta verdadera alma gemela siendo su naturaleza de “atracción fractal” del género opuesto? ¿Para hacer un nuevo salto escalar y crear un nuevo ser en otro nivel?

El shock y trauma prenatal y perinatal afecta al desarrollo natural del sentido del yo, constriñe la PERCEPCIÓN de la Consciencia Infinita produciendo una autoconsciencia muy reducida, pero no afecta la mismísima Consciencia Infinita; Dios está libre de cualquier abuso. Porque Dios es Amor. Y el Amor es lo más poderoso que existe. Toda concepción humana es, siempre ha sido y siempre será, Amor. El Amor es nuestra Herencia. El Amor es nuestro Origen y nuestro Destino. Es Alfa y Omega. El Amor es la sustancia de la que está hecha la Consciencia.

No hay Vida si no es la propia Vida Quien Manda, Quien Desea, Quien Decreta que se haga según Su Voluntad, a Su Imagen y Semejanza. Somos amados hasta el infinito. Somos Amor Infinito Amando Infinitamente.

Siento que debo publicar y compartir esto ya, tal como lo tengo, y que pare de reflexionar, corregir y añadir nueva información porque si no se podría perder el hilo de cómo se va de una cosa a otra, incluso perderme yo misma... al ir revisando y modificando tanto y haciendo crecer el artículo... ¿expansivamente en número de palabras y contractivamente en niveles de sentimiento?. Mmmmm, qué difícil... Esto es como lo del acelerador de partículas... cuánto más te enfocas, más encuentras, cuando crees que ya lo tienes, va y aparece nuevo material llevando más allá el límite que te pensabas que existía; como dice Haramein, lo importante es intentar comprender la dinámica.

Expansión y Contracción, Electromagnetismo y Gravedad, Materia y Espíritu, Consciencia y Autoconsciencia, Esperma y Óvulo, Hombre y Mujer. No es primero uno o lo otro; son UNO. No hay principio ni fin, sólo eternidad y saltos escalares en un fractal infinito de retroalimentación pulsante de Sexo, de Vida, de Consciencia.

La concepción humana es la unión de las dos direcciones de la dinámica de la Consciencia Infinita en un punto de la escala de la estructura geométrica fractal de la realidad. Formando un cruce. Una cruz fija. Un crucifijo. Y a partir de ahí, la Vida se despliega, muta y todo gira otra vez en ambas direcciones dibujando espirales “in-PHI-nitas” (Dan Winter, Espirales de Vida) desde ese nuevo punto de vista, un nuevo yo individual, un nuevo ser humano único, un nuevo Ojo de la Eternidad.

Autora del blog divulgativo libre e independiente La Vida Intrauterina
25 de febrero de 2015