domingo, 26 de julio de 2015

Testimonios de supervivientes de abortos

“(…) entonces mi madre oyó las palabras más impresionantes de su vida:
Sigues embarazada. Tu aborto se hizo bien pero sigues embarazada.
Llevabas gemelos.”

“El aborto no afecta sólo a una persona;
tiene un efecto dominó.”
Claire Culwell,
gemela solitaria y superviviente de aborto

Testimonio de Claire Culwell, superviviente del aborto
(V.O.Inglés subtitulada en español):

*-“El psicólogo australiano Graham Farrant tomó conciencia tras repetidas sesiones de terapia primal en el suelo de su estudio de que su madre había intentado abortarlo. Cuando le preguntó, ella lo negó. Después de otras sesiones, él tomó conciencia de cómo lo había hecho. Cuando le preguntó por segunda vez, ella lo negó nuevamente, entonces él le explicó exactamente de qué manera lo había hecho. Su recuerdo de esta experiencia en la vida fetal fue confirmada cuando su madre dijo «¡Es imposible que sepas esto! Nunca se lo he dicho a tu padre».
David Chamberlain, ponencia
Guía para padres y profesionales del nacimiento”


*“El Dr. Andrew Feldmar, por ejemplo, tenía algunos pacientes que habían intentado suicidarse cinco o más veces, siempre durante la misma época del año. Las fechas parecían no tener sentido alguno hasta que el Dr. Feldmar se dio cuenta que cada uno de estos pacientes había intentado suicidarse al cumplirse el aniversario de su segundo o tercer mes después de la concepción. Cuando investigó sus historias, el Dr. Felmar descubrió que las fechas de los intentos de suicidio eran las fechas cuando sus madres habían hecho intentos de aborto. No solamente las fechas de los intentos de suicidio coincidían, en cada paciente, con las de los intentos de aborto de sus madres, sino que inclusive los
métodos eran similares. Un paciente cuya madre había intentado abortar con una aguja de remendar, intentó suicidarse con una navaja. Otra, cuya madre había utilizado productos químicos, intentó suicidarse con una sobredosis de droga. Cuando los pacientes del Dr. Feldman cobraron consciencia de que sus ideas suicidas eran en realidad memorias de los intentos de matarlos que habían hecho sus madres, se sintieron liberados de su compulsión al suicidio.”
William Emerson, Sheila Fabricant Linn, Dennis Linn y Matthew Linn en

Recordando nuestro hogar



*"(...) la sorpresa y el shock de todos fue que no nací muerta
sino viva el 6 de abril de 1977
en una clínica abortista en el estado de Los Ángeles.
Lo fantástico de todo esto, lo más perfecto de mi nacimiento
es que el médico abortista no empezaba su jornada todavía,
así que ni siquiera tuvo la oportunidad de seguir con su plan sobre mi,
o sea, la muerte."

"(...) debería estar ciega,
debería estar quemada,
debería estar muerta.
¡Pero no lo estoy!"
 Gianna Jessen,
superviviente de aborto


Testimonio de Gianna Jessen subtitulado al español: 
*Bob Mandel y Sondra Ray recopilan una serie de testimonios en su libro Nacimiento y personalidad:
 

"Una persona que se graduó en nuestros talleres escribe:
Varias veces intentaron el aborto. Mi nacimiento fue natural, en casa. Un médico estaba presente. Mi madre me amamantó. Siempre he sentido temor al rechazo y una gran necesidad de agradar a todos. Deseo gustarles a los demás. Desconfío de los verdaderos sentimientos de otras personas hacía mí. Me falta confianza al buscar situaciones o gente nueva. Socialmente, siento que no valgo. Me cuestiono el amor a la gente. ¿Cómo pueden amarme? No lo merezco. Por lo general, me subestimo o acepto situaciones que requieren menos de lo que en verdad soy capaz de dar."


"Un hombre joven fue indeseado y lo sacaron con fórceps: 

Mi madre intentó abortar y yo no deseaba salir. Ella estaba enferma del corazón y había mucha gente en la sala de partos; todos tenían una opinión diferente acerca de lo que debían hacerle. Yo temía que muriera si nacía. En las relaciones, no me siento seguro. Siempre tengo miedo de que se vayan porque las alejo para que no mueran. No me siento deseado ni amado. No merezco que me amen porque lastimo a las personas."

"Un graduado de los Cursos reporta:
Mi nacimiento fue natural, pero mi madre intentó un aborto a los tres meses de embarazo. Nací con el cordón umbilical alrededor del cuello. Mi padre no estaba presente y mis padres no tenían dinero para tenerme. Mi hermana estaba celosa, de manera que para mi la vida era un lugar peligroso. ¡La vida era una lucha! Me sentía solo y debía hacer todo solo. Le temo mucho a la vida porque pienso que la gente está aquí para matarme La vida lastima y, por lo tanto, no deseo vivir."

"Un guía de renacimiento nos escribió lo siguiente: 

Uno de mis clientes tuvo una experiencia interesante. Su madre intentó abortar tres veces durante el embarazo. Creció, se enamoró y se casó. Cada tres años, él y su esposa tenían una dificultad importante en su relación. Se divorciaron en tres ocasiones, cada tres años, recientemente lograron completar un ciclo de cuatro años. No es necesario señalar que los intentos de aborto fueron ¡todos a los tres meses de embarazo!"

"Otro estudiante informa: 

Mi madre trató de abortar dos veces. Cuando salí venía de presentación de nalgas y me sentí volteado, torcido e indeseado. Siento temor a que las mujeres me abandonen porque no soy lo suficientemente bueno. Tampoco me siento capaz para lo siguiente: una buena relación; sentirme amado; para que todo se "voltee" para ser como quiero; para captar la atención que deseo. No siento que pertenezca al medio de las personas con poder, de modo que me alejo. No confío en la gente porque sé que me va a lastimar, sobre todo la que amo. Lo principal es que no me siento amado. ¡Soy indeseado!"
Ejemplos extraídos del libro Nacimiento y personalidad, de Bob Mandel y Sondra Ray



*“...Creo que no me esperan... cuando se da cuenta de mi presencia... mi madre no dice nada... siento que no tenía intenciones de tener un hijo... no está loca de alegría... al contrario, no está nada alegre... Mi padre... está contento... pero ella no le dice lo que piensa y siente realmente...
(…)“Tengo mucho miedo... temo por mi vida... soy una catástrofe para ella... así que va a hacer todo lo posible para venir a por mí... no sé cuándo... tengo que mantenerme siempre en guardia... me siento sola... tengo menos sitio... siempre estoy corriendo de una lado para otro... hay algo a mi lado en la oscuridad... está intentando atraparme...”
(…)“...Es como una aguja larga... como está todo oscuro... consigo esconderme... no soy más que un par de ojos... como un renacuajo... me muevo con rapidez... siempre soy desconfiada... a la defensiva... es por eso que no consigue... atraparme...”
(…)“...Quizá debería dejarle hacer... quizá me equivoque al oponerme... puesto que quiere que me vaya.”
Extractos de uno de los testimonios en el libro El futuro se decide antes de nacer de la Dra. Claude Imbert





*”En EEUU, los bebés que sobreviven el aborto en las últimas etapas del embarazo, son abandonados para que mueran o se ahoguen en el retrete donde generalmente caen. El Dr. Randall B. Whitney, quien lleva a cabo abortos, declaró durante un caso que estaba pendiente en los tribunales, que “generalmente…el feto [es expulsado y cae] en el retrete casi siempre… es más conveniente… asumo que a veces hay algunos movimientos que sugieren que hay vida…” Admitió que en esos casos no se le presta ayuda alguna al bebé. El testimonio del Dr. Whitney coincide con lo que dijo una ex-empleada del Dr. Pendergraft: que la entrenaron para que hiciera que las pacientes abortaran en el retrete, “para que si el bebé está vivo, se ahogue” [7].
El caso de Baby Rowan es uno de muchos en EEUU. Por ejemplo, en 1999 se descubrió que en un hospital en el Estado de Illinois se estaba poniendo a los bebés que sobrevivían el aborto en una alacena y se les abandonaba para que murieran. En la ciudad de Hialeah, Florida, las dos dueñas de un abortuario hispano Belkis González y Siomara Senises fueron encausadas cuando la policía encontró el cadáver descompuesto de una bebita en el techo de dicho abortuario. La criatura fue ahogada después de haber sobrevivido un aborto [8]. En el abortuario del Dr. George Tiller sobrevivió una bebita a quien él trató de inyectarle digoxina en el corazón para matarla, pero se equivocó, la inyectó en el cerebro y la dejó ciega. El trauma causó su nacimiento prematuro en el estacionamiento del abortuario. Sobrevivió y fue adoptada, pero murió unos años más tarde debido a complicaciones del intento de aborto [9].

[7]. “Death by drowning”, World Mag Archives, junio 18, 2005, www.worldmag.com/articles/10740
[8]. “Baby Girl born alive and killed after surviving late-term abortion”, noviembre 2 del 2006, http://www.lifesitenews.com/ldn/2006/nov/06110205.html
[9]. “Does a baby ever survive an abortion”, “The dreaded complication”, http://www.dr-tiller.com/dreaded-complication.htm 





*“Sea cual sea el sistema de aborto, directo a través de sondas, inyecciones, agujas de hacer punto o indirecto por contenciones abdominales, caídas provocadas, ejercicio excesivo, la voluntad de no tomar las precauciones de reposo o tratamientos preconizados, a fin de perder el bebé, el esquema de reacciones embrionarias será idéntico.”

En general, el embrión se cree doblemente culpable, primero por estar en un vientre en el que no es deseado y segundo por haberse quedado.”

El embrión queda profundamente herido cuando cree que él no es deseado... que precisamente a él no le esperaban... que él, personalmente, no es querido...

Estas huellas, que se van reforzando hasta el nacimiento, son la causa del guión de vida dramático que puede conducir al suicidio, a accidentes o a enfermedades mortales, y que siempre conlleva estados depresivos graves asociados a una profunda desvalorización y una culpabilidad omnipresente que reconfirman el dolor y el pesar por haber sobrevivido en contra de la decisión parental.”

Después de una interrupción del embarazo, puedes seguir una terapia rápida o autoanalizarte a ti misma para evacuar las emociones que no hayas expresado y que se han quedado ancladas en ese momento. Si es posible, deberías hacerlo antes de quedarte embarazada de nuevo.”

Extractos del libro El futuro se decide antes de nacer de la Dra. Claude Imbert


Testimonio superviviente de un aborto y flashmob SÍ A LA VIDA: