sábado, 11 de abril de 2015

“Vientres de alquiler”: La mercantilización de la p/maternidad..., artículo de Agustín Álvarez

“En ningún caso he leído nada
sobre los derechos del bebé.
Seamos claros: el bebé no cuenta
para las nuevas situaciones que la ciencia
y la tecnología permiten.”
Agustín Álvarez

Recomendamos la lectura del artículo “Vientres de alquiler”: La mercantilización de la p/maternidad..., de Agustín Álvarez en la revista The Ecologist nº48 (enero 2012) "La r-evolución calostral ha empezado". A continuación unos extractos:

“Los 'vientres de alquiler' aumentan. Son, en buena medida, el capricho de personas que quieren saltarse las leyes de la Naturaleza. A los bebés se les niega el derecho de crecer con la mujer que les llevó en sus entrañas, fuera con óvulos propios o ajenos. A la 'portadora' se le paga y se le quita a su bebé. Las agencias intermediarias y las clínicas se forran con un negocio que es legal en algunos estados, pero completamente ilícito desde el punto de vista ético y moral.”

“En Internet, un portal que habla de casos de maternidad subrogada en Ucrania, hemos leído esto: “Uno de esos ejemplos es el de Zinaída. Ella actuó como madre de alquiler. Tras juntar el material biológico de los padres, los médicos implantaron un embrión en su cuerpo. Esta madre de dos hijos no esconde cuáles eran sus verdaderas motivaciones: 'Me animé a prestarme como madre de alquiler porque necesitamos una vivienda. Era imprescindible para nosotros. Actualmente estamos de alquiler. Y es absolutamente irreal comprar una casa, con los precios que hay ahora en el mercado', dice Zinaída, madre de alquiler. Pero lejos de tener ahora un nuevo apartamento, Zinaída lo que tiene es un hijo más. Los padres que alquilaban su vientre en realidad tenían dos opciones más. Cuando se enteraron que había otra madre con gemelos, le pidieron a Zinaída que abortara. Ella se negó. 'El padre biológico se dejó caer en una silla enfrente de mí y casi riéndose me dijo: 'No lo entiendes. No te necesitamos ni a ti ni a tu niño', cuenta Zinaída.”

Agustín Álvarez

Recomendamos: